WALLST

Jugándose el cuello

Nada va a salvar a mayo de ser un mes de oscuro presagio para los próximos meses. En el corto plazo, no hay deterioro en tendencia.

Situación de trading:

Un deterioro en tendencia requiere de la ruptura de los primeros mínimos de importancia desplegados en un proceso comprador. Estamos sobre ellos, y la ruptura plantearía formaciones de vuelta que llegan en zona de máximos históricos para algunos índices; en la zona que revertió el mercado el pasado 2018 del lado alcista al bajista para trading en tendencia.

Ayer el IBEX35 total return se permitió dejar incluso una velita alcista, pero el DAX30 rompió línea de tendencia acelerada con hueco y vela negra mientras el SMI cerraba el hueco de posible agotamiento del que hablábamos el martes a primera hora. El inesperado cambio de perfil de sectores como el de automoción y bancos, del que hemos hablado reiteradamente, puede generalizarse si tenemos un nuevo paso atrás y se rompe la línea de cuello de las formaciones que el mercado insinúa.

Este paso atrás, de la mano de vueltas mensuales tras una recuperación vertical hacia antigua directriz alcista principal en el caso del Stoxx600 -que mantendría al MACD cruzado a la baja en meses con un beso de la muerte de por medio-, recuerda a los que se han producido varias veces en los últimos años tal y como puede verse en el gráfico del Stoxx5600 total return. El gran patrón del que hablamos a en la última parte de 2018 nunca ha sido anulado con suficiente claridad. Un patrón que cambia una tendencia alcista puede derivar en tendencia bajista pero también en un movimiento de traslación lateral. Son tres los tipos de tendencias.

Situación tendencial: 

Mayo trae de la mano una vuelta mensual que orienta al mercado hacia un sesgo bajista dentro del lateral. Lateral/bajista o lateral/alcista, hemos venido considerando desde el cierre de febrero. Con esta clase de cierre mensual deberíamos inclinarnos a lo primero.