El implacable látigo de los alcistas

De junio esperaba algo como lo del pasado noviembre: un rebote, incluso fuerte, pero no esto. El mercado también ha contestado de inmediato a la pauta mensual previa, potencialmente bajista. Pero esta vez se ha producido con un velón blanco mensual descomunal.

Es cierto que este tipo de reacción no tiene por qué desactivar el intento de los bajistas planteado en forma de patrón envolvente al cierre de mayo. En mercados enloquecidos, y la mayoría aceptaría que el norteamericano hace tiempo que, más o menos, lo está, a veces se producen estas reacciones que envuelven al movimiento bajista previo en zona de resistencia. Se conoce este comportamiento como último techo envolvente o, más coloquialmente, como doble suicidio de amantes. Recuerdo haber visto este tipo de baile en el Nasdaq en 2007, antes de la debacle, en un mercado que ya no subía al unísono. Como no lo hace éste. Esta vez se produce en gráfico mensual, entonces lo vi en semanas. Impresionante. Abrumador.

Es el de junio un movimiento completamente imprevisible en su intensidad, que recuerda en todo al que se viera en enero. Otra maldita vuelta en “v”. De nuevo lo alientan los bancos centrales y su látigo comprador. Es una cosa que desquicia cada dos por tres. El último ejemplo estos últimos días: cinco velas negras en el Russell2000 casi superadas con dos velones blancos al término de esta semana, y de forma general un patrón semanal consolidativo cuando los bajistas olían sangre. Según parece, y como de costumbre, la suya.

En Europa las cosas tampoco pintaban nada bien al cierre de año. Algunos casos como el del Stoxx600 total return, tras la recaída de cíclicas, bancos y automovilísticas, no dejaban lugar a la duda: pies para qué os quiero en caso de rebote como primera opción; pero ni falta ha hecho. La verticalidad ha jugado en favor de mantenerse más o menos quiero, y al final junio deja un velón blanco y plantea el cruce al alza del MACD.

Y ahí estamos, con más miedo que vergüenza. Al cierre mensual índices en máximos, sector automoción posiblemente reconstruido con un patrón de cabeza y hombros invertido (hchi) y sector bancario soñando con confirmar un patrón de vuelta de tipo doble suelo (s1s2?) que aliente de nuevo a compradores de la mano de la compañía de los descarriados. Los alcistas sueñan con mantener el tipo en zona de resistencia. La superación de la zona 343 del total return del Stoxx600 bancario o la de los 26.500 puntos del IBEX35 TR, podrían indicar un nuevo intento de los más débiles de sumarse al carro de los ganadores. La pérdida de los mínimos de las últimas semanas podría conectar de nuevo al mercado con el movimiento bajista de mayo.