Con el Euro/Dólar, en la encrucijada

Los analistas tenemos muy claro, desde antes de que nos lo advirtiesen las pujantes finanzas conductuales, que nuestro cerebro es una máquina imperfecta que se maneja especialmente mal en la incertidumbre. Por ello preferimos las reglas de actuación a la información, las respuestas a las preguntas. El cruce euro/dólar puede encontrarse más ligado que nunca a las políticas monetarias en la actual fase histórica de represión financiera implantada por los bancos centrales a nivel mundial, y sin embargo parece seguir respondiendo esencialmente a lo mismo de siempre.

Puede verse en el gráfico de largo plazo que el par más importante del mundo vive una situación muy similar a la de finales del siglo XX y primeros del XXI, con dos grandes escenarios como base a la hora de establecer un sesgo para trading en tendencia: un gran techo de cabeza y hombros invertido (hch) o una corrección canalizada (axc) que habría alcanzado su nivel de sobreventa extrema. Lo primero es bajista, lo segundo comprador.

Cuantitativamente, y sin llegar a un ejercicio de optimización, cualquiera podrá considerar que un RSI por debajo de 20 como el que vimos sobre base de canal bajista en la primera parte de 2015 nos conecta con anteriores suelos de mercado en el largo plazo. No con todos, como puede verse en el desplome de la primera mitad de los años ´80. Pero actualmente contamos no sólo con una impresionante línea de tendencia principal y base de canal bajista, sino con una divergencia en el propio índice de (mal llamado) fuerza relativa. Lentamente, como a primeros de siglo, el indicador está ganando altura y los precios se acercan a su primer nivel de resistencia. Por encima de la zona 1,1725, nivel análogo al 0,969 de 2002, tendríamos confirmado un amplísimo patrón de tipo doble suelo -s1s2- sobre zona de impresionante nivel de soporte en el medio y largo plazo. Sin ello, los bajistas aún estarán al mando del proceso de fondo.

1

¿Cómo juegan los elementos de plazo menor en un eventual suelo de medio/largo plazo?

Lamentablemente, el escenario encuentra gran confusión si bajamos a las ondas de orden inferior. Los reiterados intentos de vuelta alcista de los últimos meses se han topado con la zona 1,17 dólares por euro, donde primero se dejó una violenta pauta candlestick de tipo martillo y recientemente se ha desplegado una de tipo envolvente bajista. Este tipo de contraataques en favor de la tendencia bajista no se produjeron durante el proceso de vuelta a alcista de 2000/2001. Puede verse que, en sentido inverso, lo mismo ha sucedido a nivel de un Dollar Index que está francamente lejos de alcanzar la proyección mínima que plantea una formación de suelo potencial como la confirmada con la superación de los 90. Aquí los precios no canalizan en absoluto y el lateral de los últimos meses podría ser una simple etapa de transición sobre techo de canal experiemental para reducir la sobrecompra y preparar el momento de superar de forma definitiva la psicológica barrera de los 100.

2

Queda, por tanto, el mercado muy equilibrado en sus inercias, con el 92 del Index como gran zona de soporte a batir en gráfico mensual para que el euro pueda florecer sobre los soportes de medio y largo plazo que vienen conteniendo al billete verde en los últimos meses. Mientras no se produzca, precaución con las posiciones largas en nuestra divisa frente a la norteamericana.  Por encima de la zona 100 en el Index, con una perforación del 1,05 en el cruce euro/dólar, el camino alcista del billete verde podría aún ser muy significativo en medio plazo.

Entrando ya en la situación técnica de corto plazo, constatamos un nuevo debate. Con directriz alcista en el euro/dólar y bajista en el Dollar Index, el mercado parece plantear un paso definitivo en la dirección de las velas mensuales tras la reacción al “Brexit”. Cayeron las directrices, y de no producirse una reacción inmediata en sentido contrario la sensación técnica -siempre difícil de leer en jornadas de rango excepcional y volatilidad creciente-, sobre todo en lo que al Index se refiere, plantea un dólar fuerte en línea con las citadas pautas de tipo envolvente tras el fracasado intento del resto de divisas mundiales de referencia de intentar sobreponerse a sus augurios.

3

 

 

Deja un comentario